SEGUINOS EN:

Seguir a Voces4 en Twitter Seguir a Voces Anónimas en Facebook

CONTACTO

voces_anonimas@hotmail.com

Contador de visitas

CHAT

TU VOZ

TU VOZ
¡CONTANOS TU HISTORIA O LEYENDA! : voces_anonimas@hotmail.com

Seguidores

BLOG DE VOCES 3

lunes, 28 de marzo de 2011

Misterio en la casa Bulrich…

15- Misterio en la casa Bulrich - Agustina.R

 

Hola, mi nombre es Agustina Roybal y antes que nada quisiera contarles que amo el programa y me gusta el simple hecho de que vayan a sacar Voces Anónimas IV.

Esta historia es algo que nos pasó, y no sé cómo explicarlo aún hoy. Dudo si es verdad y tengo que preguntarle a Estefanía si realmente pasó porque cada día me convenzo más de que lo soñé. Desde que me sucedió esto, veo todos los domingos su programa y no me pierdo ninguno.

La historia que voy a contarles sucedió a principios del 2011 en una casa muy antigua ubicada en la calle Bulrich, en el departamento de Canelones.
Esta historia ocurrió un 14 de enero. Como todos los fines de semana mi mejor amiga Estefanía Morales vino a la casa de mi padre, que queda en Lagomar. Resulta que mi padre nos pidió si podíamos ir a comprar una Coca Cola al almacén que queda a tres cuadras. Acepté como lo hacía siempre, solo que esta vez fuimos por un camino más corto.

Caminando y hablando de cualquier cosa sentimos un ruido fuerte, un golpe, todo sucedió muy rápido y después silencio… tan solo silencio. El ruido venía en efecto desde una gran casona abandonada y con las ventanas tapiadas, sus tejas rotas y las dos puertas (una a cada lado) hinchadas de humedad. De verdad nos sorprendió que haya una casa tan grande y abandonada. Golpeamos una puerta y luego la otra. Como nadie nos abría, recorrimos alrededor de la casa y vimos que una de las ventanas estaba rota, entonces entramos por ahí, no sin antes agarrar una enorme piedra por si había gente.

La sorpresa que nos llevamos fue muy grande al darnos cuenta de que no solo estaba vacía, sino que adentro de la casa había un piano y un escritorio con dos puertas. Sobre el escritorio había una foto de una familia. Un niño sonriendo con su cara lastimada y los brazos rasguñados, una mujer rubia, y un hombre con lentes y una barba larga.

Un escalofrío me corrió por la espalda y me pregunté qué estaba haciendo allí. Cuando le iba a decir a Estefanía que nos fuéramos sentimos ruidos detrás nuestro, cuando me di vuelta pegué un grito muy fuerte y descubrí que no saldría mas de esa casa. El señor de la foto estaba parado detrás nuestro con una expresión de furia en su rostro. Con Estefanía nos miramos y Estefanía le dijo: “Señor, no sabíamos que había gente, de todas formas ya nos íbamos.” Entonces el hombre dijo que no con la cabeza y desapareció. Se esfumó de repente, entonces salí corriendo hacia la ventana para escapar y Estefanía venía detrás. Sentimos que desde una de las puertas del escritorio alguien o algo golpeaba, entonces Estefanía corrió hacia ella para abrirla, cuando de repente el chico de la foto pasó gateando por delante de mi cara y le grite a Estefanía, “’¡Espera!” y el chico dijo, “Yo les recomendaría que no abrieran esa puerta”. Luego se fue gateando hacia la cocina.

Lo único que sé es que no volvimos a entrar a esa casa nunca más. Al llegar a la casa de mi padre, le comentamos lo sucedido y empezamos a buscar en una página historias sobre las casas de Lagomar, y averiguamos que en esa casa vivió una familia, de una mujer, un hombre y un niño de 5 años. Todos los días tenían discusiones que podían escuchar claramente los vecinos. Discutían por una carta, y que no sabían dónde esconderla. Se escuchaban gritos del niño y que su madre le pegaba. En resumen un día desaparecieron dejándole una carta a la dueña de la casa diciéndole que se iban por temas de trabajo y nunca más se los volvió a ver, pero lo más extraño es que nunca se vio ningún flete, ni nadie que se llevara sus pertenencias.

Nunca se supo nada más de la familia de la casa Bulrich.

Como conclusión puedo decir que me dio mucho miedo saber que entré a una casa abandonada la cual poseía a dos espíritus humanos, creo que si estos espíritus no se fueron al cielo por algo fue. Pero al espíritu de la mujer nunca lo vimos.

Como dice Guillermo, esta historia quedara marcada para siempre en las voces anónimas.

1 comentarios:

Noel dijo...

Esta historia debería estar entre las mejores! voto por esta !!